jueves. 08.12.2022

Qué alimentos no hay que incluir en la compra del supermercado

Existen muchos productos que se incluyen en las cestas de la compra pensando que son saludables y, realmente, no son tan recomendables
Carro supermercado. Fotografía de archivo
Carro supermercado. Fotografía de archivo
Existen muchos productos que se incluyen en las cestas de la compra pensando que son saludables y, realmente, no son tan recomendables. Un etiquetado engañoso o algunas estrategias de marketing pueden dar lugar a confusión. Altrient, la marca de suplementos pionera en utilizar tecnología liposomal, advierte sobre qué alimentos no se deberían incluir en las compras rutinarias y propone algunas soluciones

Lonchas de pavo

Normalmente, se ha creído que el fiambre de pavo es uno de los embutidos más saludables y ha estado presente en dietas y meriendas infantiles. No obstante, su bajo aporte calórico no quiere decir que sea sano. La mayoría de fiambres envasados tienen menos de un 60% de carne y están plagados de almidón, azúcar, aditivos y sal. Es necesario fijarse bien en el listado de ingredientes, donde se especifica la proporción de carne empleada en su elaboración y elegir los que tengan al menos un 90%; además de consumir con cierta moderación.

Surimi. O lo que, equivocadamente, se llama "palitos de cangrejo"

Es un ultraprocesado repleto de conservantes, aditivos, azúcar y sal, que poco o nada tiene de carne de este crustáceo. Existen otras opciones mucho más completas y verdaderamente saludables para añadir a las ensaladas, como atún, huevo o proteínas de origen vegetal, como la quinoa o las lentejas.

Zumos industriales

Abandonar los zumos procesados, tienen mucho azúcar y, en la mayoría de los casos, poco porcentaje de fruta entre sus ingredientes. Siempre puede hacer por uno mismo con frutas o verduras de temporada o, mucho mejor,  tomar la pieza entera; incorporarás también la fibra, que genera sensación de saciedad y ralentiza el proceso por el que el azúcar pasa a la sangre. 

Tortitas de arroz

Se ha popularizado su consumo como tentempié, pero ¡cuidado! Contienen una gran cantidad de sal y suelen estar elaboradas con aceites refinados. Si, además, están cubiertas de chocolate o yogur, el problema empeora ya que su contenido de azúcar y de grasas saturadas es muy elevado. Lo ideal para comer entre horas es recurrir a una pieza de fruta, un puñado se frutos secos al natural o una infusión.

Vinagre balsámico

Hay que prestar atención a los aderezos de las ensaladas. El vinagre balsámico que se puede encontrar en cualquier supermercado es un vinagre de vino de gama baja, aromatizado, con colorantes artificiales y mezclado con caramelo. ¿La solución? Recurrir al aove, vinagre de manzana y un toque de pimienta o incluso, hacer  salsas caseras y saludables como pesto o vinagreta de mostaza.

Yogures de sabores

Están repletos de azúcares, conservantes, colorantes, saborizantes. Hay que acostumbrar al paladar a tomar siempre el yogur normal, que mantiene la proteína, la grasa, los azúcares naturales y todo esto es bueno para el funcionamiento del organismo. También, hay que prestar atención con los 0.0, ya que, al quitarles la materia grasa, les añaden edulcorantes que tienen el mismo efecto en el cuerpo que el azúcar.

Bebidas vegetales

Hay mucha gente que las incluye en su rutina, sin tener ningún tipo de intolerancia, pensando que son más saludables; hay que tener en cuenta los ingredientes, ya que este tipo de "leches"  suelen contener mucho azúcar.

Barritas energéticas

Son dulces disfrazados. La mitad de sus componentes son jarabe de glucosa y otros azúcares, lo que las convierte en productos de escaso valor nutricional. Lo mejor es hacerlas en casa con ingredientes saludables como los dátiles, la avena, frutos secos, semillas de chía o lino…

Ensaladas preparadas

Suelen contener salsas o ingredientes como el pan, cebolla frita o bacon con alto contenido en sal, grasas y azúcar. En lugar de comprarla ya hecha, apuesta por utilizar ingredientes frescos por separado y elaborar bowls mucho más variados, nutritivos y apetitosos.

Sirope de agave

Este edulcorante es muy recurrente cuando se trata de buscar alternativas al azúcar común. Contiene hasta un 90% de fructosa, cantidad que supera a la de cualquier otro endulzante. El hígado es el órgano responsable de metabolizar la fructosa, y cuando se hace un consumo elevado, lo convierte en grasa hepática.

Margarina

Tradicionalmente, se ha pensado que la margarina era menos perjudicial que la mantequilla por su valor calórico; sin embargo, los ingredientes utilizados para este ungüento vegetal no son saludables, ya que contiene una gran cantidad de aditivos.

Los expertos coinciden en que se debe comprar y comer de forma consciente; es el mejor enfoque nutricional, ya que promueve la salud integral y el bienestar y es el único modo de comer saludable, satisfactoriamente y sin culpa. No se trata de demonizar los alimentos, solo saber dónde está el equilibrio. Qué productos hay que consumir a diario, cuáles de forma moderada y cuáles deberíamos abandonar porque no aportan nada nutricionalmente. 

Qué alimentos no hay que incluir en la compra del supermercado
Comentarios