miércoles 18/5/22

Mili Pérez Fernández: " Somos trabajadoras de Ayuda a Domicilio muy cualificadas y no solo chicas de la limpieza"

La secretaria del sector Sociosanitario de la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT aboga por desterrar del acervo cultural que las empleadas que conforman este colectivo solo limpian, al tiempo que anima a los hombres a acceder a un trabajo muy feminizado

De los 112 empleados de Ayuda a Domicilio del Ayuntamiento de Zamora, 111 son mujeres

La sindicalista destaca la firma del IV Convenio Colectivo que recoge una reivindicación histórica: ya se computa como tiempo efectivo de trabajo el 100% del tiempo de desplazamiento entre los diferentes usuarios

Mili Pérez, en la sede de UGT. Fotos Marcos Vicente
Mili Pérez, en la sede de UGT. Fotos Marcos Vicente

Mili Pérez Fernández representa desde la FSP de UGT a una plantilla de 112 trabajadoras del servicio de Ayuda a Domicilio del Ayuntamiento de Zamora que cuidan de 700 usuarios, un número que se incrementa cada año. Para muestra un botón: en 2016 se contabilizaban 440 dependientes y 55 auxiliares, unas cifras que demuestran el "gran avance" que se ha logrado en la capital gracias a la "gran gestión" del Ayuntamiento de Zamora, en opinión de la sindicalista.

-Cuando hablamos de Ayuda a Domicilio hay que hacerlo en femenino. ¿Se animan cada vez más los hombres a realizar este tipo de trabajo?  

-Sí, hablamos de un sector feminizado. De 112 empleadas, 111 son mujeres. Tan solo hay un hombre, pero esperamos que se vayan animando y las cifras vayan cambiando.   

-El pasado 29 de noviembre se firmó el IV Convenio Colectivo del sector. ¿Por qué se ha tardado casi tres años en rubricarlo?

-Este convenio se empezó a negociar en abril de 2019 y ha supuesto una ardua tarea para todas las partes firmantes. En estos dos años y medio ha habido varias convocatorias de movilizaciones hasta llegar finalmente al acuerdo. El convenio tiene vigencia desde el 1 de enero de 2020 al  31 de diciembre de 2022 y recoge una subida salarial del 2,1%, con repercusión directa en las tablas salariales. Además, a partir del 1 de enero del próximo año se computara como tiempo efectivo de trabajo el 100% del tiempo de desplazamiento entre los diferentes usuarios, algo que se ha conseguido por partida doble ya que también viene recogido en el nuevo pliego de condiciones que ha sido publicado. Esta era una reivindicación histórica de este sector que conlleva un incremento de horas, algo esencial para muchas trabajadoras, sobre todo en el ámbito rural, que suman jornadas muy bajas. Por supuesto, aumentarán también sus salarios. En este sentido, hemos mejorado pero no tanto como desearíamos. El sueldo sigue siendo bajo para el trabajo que diariamente realizamos. Somos un sector esencial y así quedó demostrado en la pandemia. Nos mantuvimos en primera línea, aun cuando las medidas de protección eran escasas.

-¿Qué reivindicaciones más quedan por lograr?

-Quedan muchas cosas importantes por conseguir como el reconocimiento de las enfermedades profesionales que son específicas de nuestro trabajo, tales como hernias discales, tendinitis, epicondilitis.... Sin embargo, las empresas te dicen que son problemas de la edad cuando, en realidad, es debido al desgaste diario por el trabajo. Acortar la edad de jubilación es también importante. Si alargamos la jubilación va a ser imposible que una auxiliar atienda bien a un usuario de casi la misma edad que ella. Por último, queremos que la gestión del Servicio de Ayuda a Domicilio sea pública. Es de titularidad pública, así que ha de gestionarse de forma pública.

Mili Pérez

-¿Como afectó el coronavirus al colectivo de Ayuda a Domicilio?

-Tuvo mucha incidencia en la primera y segunda ola. Hubo bastantes bajas sobre todo, por contacto estrecho. Esas bajas se cubrieron con personal sustituto. También hubo contagios entre los usuarios, que se dieron de baja, excepto aquellos que tenían una atención personal y que eran atendidos por la misma auxiliar. Un porcentaje muy alto de usuarios se dio de baja en el servicio por miedo a los contagios, mucha plantilla se quedó sin horas y ese gasto lo asumió el Ayuntamiento de Zamora. Esto permitió que las trabajadoras no viéramos reducidos ni jornada ni sueldos y evitó recurrir a los despidos. Por eso, desde aquí les quiero dar las gracias en mi nombre y en el de todas mis compañeras.

-A pesar de la cualificación que tienen las empleadas, ¿siguen siendo las "chicas" de la limpieza?

-Somos un personal cualificado, muy cualificado, pero culturalmente seguimos siendo las chicas de la limpieza y eso debe de cambiar. Somo auxiliares de Ayuda a Domicilio con muchas funciones, no solo la de limpiar.

-¿Cuál es la situación de la Ayuda a Domicilio en Zamora en comparación a Castilla y León?

-Pues el Ayuntamiento de Zamora está demostrando una gran sensibilidad con este sector y así lo evidencia cumpliendo con el decreto de nuevos ratios de horas a los usuarios y no teniendo lista de espera. Esto la Diputación no lo está cumpliendo, hay reserva de plaza, la concesión de horas se hace a mínimos y el nuevo decreto de la Junta de Castilla y León no se está llevando a cabo.

-¿La Ayuda a Domicilio en la España Vaciada merecería un trato distinto, una especie de "discriminación positiva"? 

-Sería muy positivo si se aplicara la estabilidad laboral a las/los trabajadores, con jornadas completas de trabajo que facilitasen su asentamiento en núcleos rurales, donde además atenderíamos a usuarios en sus domicilios. Con esto se lograría que los mayores vivieran el mayor tiempo posible en sus entornos.

Mili Pérez Fernández: " Somos trabajadoras de Ayuda a Domicilio muy cualificadas y no...
Comentarios