martes. 23.07.2024

Con su quinta edición recién celebrada, Transfronteriza se consagra como una de las pruebas de montaña más carismáticas de Castilla y León y del calendario estival de trail running. El pasado 10 y 11 de junio el evento organizado por Mountime, con el apoyo de la Diputación de Zamora y Caja Rural Zamora, volvió a reunir a 750 deportistas en el pueblo de Figueruela de Arriba, en una de las regiones de la conocida como ‘España vaciada’. Tras los incendios sufridos el pasado verano, esta edición de Transfronteriza fue muy especial para todos los participantes. Tanto ciclistas como corredores de montaña pudieron disfrutar de la espectacular Sierra de la Culebra, uno de los entornos naturales más preciados de la comarca de Aliste.

Hablamos de un territorio que comparten España y Portugal, un lugar envidiable para vivir rodeado de naturaleza, disfrutar del senderismo, la gastronomía de la zona y, por supuesto, para dejarnos llevar correteando por sus senderos y caminos de montaña. Y es que la Sierra de la Culebra es de esos rincones infravalorados que esconde el relieve nacional, y que eventos como Transfronteriza se encargan de ubicar en el mapa.

Así, la propia carrera, que abarca todo el fin de semana entre las pruebas de mountain bike (sábado) y trail running (domingo), sirve como herramienta dinamizadora para la economía local y como marco para la promoción del territorio. Porque Aliste tiene muchos alicientes que ofrecer al visitante, como sus embrujados pueblos (Flechas, Riomanzanas, Figueruela, etc), sus rutas en las inmediaciones de los arribes del Duero, su famoso plato ternera de Aliste, sus visitas micológicas para el aprendizaje de este hongo o los avistamientos del lobo ibérico, el animal más icónico de la fauna comarcal.

Otro de los éxitos de Transfronteriza es su variado menú deportivo. Si bien nació como una carrera exclusiva de trail running, hace dos años incorporó a su programa las pruebas de mountain bike, ofreciendo a los amantes de las dos ruedas la oportunidad de disfrutar del evento haciendo lo que más les gusta. Incluso es factible participar en ambas disciplinas, en las modalidades combinadas (Bike&Trail), ya que las pruebas de bicicleta se celebran el sábado y las de carrera a pie el domingo.

Además, considerando la variedad de niveles y preferencias de los inscritos, el programa de Transfronteriza oferta diferentes distancias, con kilometrajes y desniveles más asequibles para los principiantes y otros más exigentes para los más preparados.

En todos los casos, los asistentes a Transfronteriza cruzarán el río Manzanas, un elemento clave para entender la riqueza hidrográfica de la comarca de Aliste y de la propia carrera. Y es que, en varios tramos del recorrido los corredores cruzan este carismático río ayudándose de unas cuerdas instaladas por la organización. Los ciclistas, además, lo hacen por los diversos puentes de madera que conectan ambas riberas.

Desde su nacimiento, Transfronteriza se ha esmerado por hermanar a los deportistas de España y Portugal en un evento donde es condición imprescindible participar con la equipación del equipo elegido. Así, cada año la ‘Roja’ de España y la ‘Verde’ de Portugal pelean sobre el terreno por ser el país más rápido en cada una de las pruebas del programa. El balance en esta última edición ha sido de 5-1 para España. El equipo de Portugal tan solo pudo vencer en la modalidad Trail-20.

Pero Transfronteriza no solo premia a los equipos, sino también a los corredores y a los ciclistas más rápidos de cada categoría y modalidad. Así, este año se repartieron en la entrega de premios un total de 173 trofeos. Una cifra que permite a un porcentaje muy alto del total de inscritos subir al podio. ¡Un auténtico lujo!

Transfronteriza, un éxito deportivo para la España vaciada