viernes. 24.05.2024
Balonmano Zamora-Villa de Aranda_9
Balonmano Zamora. Imagen de archivo

El Balonmano Zamora Enamora se vino arriba con el apoyo de un público entregado. El pabellón Ángel Nieto vivía una jornada festiva por el Día del Padre y gracias a la oferta de entradas que animó a llenar las gradas con padres e hijos dispuestos a disfrutar del primer encuentro de la segunda fase por la permanencia en la que el conjunto de Fran González se medía ante el Eón Horneo Alicante, un equipo inicialmente diseñado para luchar por el ascenso a la Liga ASOBAL. 

El club pistacho comenzó estrenando marcados en los primeros compases del encuentro si bien el conjunto alicantino comenzó a 'tomarle la medida' en un primer tiempo muy igualado atendiendo al marcador y en el que a partir del minuto 3 comenzó a reflejarse con tablas en un electrónico que no acabó con el ánimo de los jugadores zamoranos. Tampoco del público que coreó de principio a fin con las gradas prácticamente a rebosar. 

Fue un tiempo en el que el Balonmano Zamora tuvo que ir recuperando el pulso tomando posiciones y anotando hasta ir al descanso con un holgado resultado de 18 a 14. 

La segunda mitad fue el momento de los de Fran González que se fueron creciendo y aumentando su ventaja sobre el conjunto levantino llegando a ampliar la distancia hasta los seis puntos. Bajo el sonido de las bocinas y los ánimos de "Zamora, Zamora", el conjunto trató en todo momento de contener a un poderoso Horneo Alicante que llegado al ecuador de la segunda mitad comenzó a cobrar vida avanzando lenta pero peligrosamente hasta situarse a tan sólo un tanto de distancia del conjunto pistacho- 

Un partido que el técnico sevillano ya miraba con lupa y que se antoja como clave a la hora de encarrilar al conjunto para mantenerse en la División de Honor Plata Masculina. Con tres de los últimos encuentros perdidos y tan sólo una victoria, el conjunto zamorana ansiaba una victoria de lo más peleada en los últimos minutos de un encuentro que comenzó a tensarse entre faltas pero que no mermó la capacidad de ataque de los pistachos, siempre con el Horneo Alicante pisándole los talones. 

Pese ello, el conjunto zamorano supo imponerse a su rival y a su potente cantera internacional manteniéndose en todo momento por delante en un encuentro que finalizó por 31 a 28. La lucha por la salvación continúa, ahora con mejores sensaciones. 

El Balonmano Zamora se niega a descender