domingo. 26.05.2024
Sanitarios en el quirófano
Sanitarios en el quirófano

La demora media estructural para ser intervenido quirúrgicamente en los hospitales públicos de Castilla y León se situó a 30 de junio de 2023 en 103 días. Son 26 días menos que hace un año, cuando se registraron 129 días de demora, según refleja el último balance trimestral de listas de espera de la Gerencia Regional de Salud, ya disponible en el Portal de Salud   de la Junta de Castilla y León.

El número de pacientes en lista de espera quirúrgica estructural (la que es atribuible a la organización y sus recursos) se sitúa a finales del segundo trimestre en 34.169, frente a los 36.213 del primer trimestre del año o los 39.242 de junio de 2022, con un descenso global en un año del 13 % y más de cinco mil pacientes.

La Consejería de Sanidad viene implementando a lo largo de esta legislatura un plan de choque que gira sobre el eje de un uso eficiente de los recursos propios sin descartar, en caso de necesidad, el uso de recursos adicionales, para implantar una estrategia global en los objetivos de demora de los centros, manteniendo la calidad en la atención prestada.

Por especialidades, las que más pacientes suman en el segundo trimestre del año para una intervención es traumatología –con 11.643–, seguida de cirugía general y digestivo –con 6.423–, y oftalmología–con 5.928–.   Tres especialidades acumulan alrededor del 70 % de los pacientes. Las que menos son cirugía cardiaca –con 102– y cirugía torácica –con 88 pacientes–.

Por diagnósticos, los cuatro procesos con mayor número de pacientes en espera de intervención a 30 de junio de 2023 han sido los siguientes: cataratas (4.827 pacientes), artrosis de rodilla (2.901), hernia inguinal (1.885) y deformaciones adquiridas en manos y pies (1.375).

En cuanto al criterio de prioridad para ser intervenido –uno de los parámetros más importante a la hora de analizar las listas de espera–, en el nivel 1, es decir, con indicación de ser operados antes de 30 días dada su patología, hay registrados 928 pacientes, con una demora media de 9,63 días (11 hace un año). Ningún paciente ha superado los 30 días.

En prioridad 2 (máximo idóneo de 90 días para pasar por quirófano) había en la fecha analizada un total de 5.561 pacientes, con una demora media de 104 días (116 en 2022). En prioridad 3 –plazo hasta 180 días– se han registrado en junio un total de 27.680 pacientes, con una demora media de 106 días (135 en junio del 2022).

Consultas externas

En cuanto a los datos referidos a demoras para una consulta externa hospitalaria, el balance a final de junio indica que la espera media se ha situado en 87 días, frente a los 88 del trimestre anterior. El registro trimestral de Sacyl refleja un total de 193.151 consultas en espera estructural, frente a las 213.357 del trimestre anterior, 20.206 consultas menos, lo que se traduce en un descenso del 9,4 %.

Pruebas diagnósticas

El número total de pruebas en las listas de espera estructurales de técnicas diagnóstica en los hospitales de Sacyl se ha situado así: el TAC suma 3.614 pruebas pendientes; la resonancia magnética 3.724 pruebas; las ecografías 10.369; y las mamografías pendientes suman 797.

La espera media estructural de los pacientes pendientes de pruebas diagnósticas a 30 de junio queda de la siguiente manera: el TAC 61 días de demora media; la resonancia magnética, 68; la ecografía, 97 días; y las mamografías, 94.

La lista de espera quirúrgica se reduce en 26 días con respecto a junio de 2022