lunes. 26.09.2022
Autoridades en Tábara para recibir el nuevo beato
Autoridades en Tábara para recibir el nuevo beato

El Centro de interpretación de los Beatos de Tábara, ha crecido con la incorporación de un beato más para su fondo, el beato de Valcavado.

El alcalde de Tábara, Antonio Juárez, fue el encargado de recibir a la puerta del antiguo monasterio de San Salvador, que se conoce popularmente como la Torre, a las autoridades que iban a ser testigos de la incorporación de un beato más, para el fondo que ya acoge el Centro de interpretación de los Beatos de Tábara.

Con la presencia del subdelegado del Gobierno en Zamora Ángel Blanco, se procedió al acto de presentación de esta nueva incorporación, a la colección que se va ampliando en el centro de interpretación.

Paquita Gutiérrez, concejala de Turismo del ayuntamiento de Tábara dio la bienvenida a Antonio Largo Cabrerizo, rector magnífico de la Universidad de Valladolid y a Carmen Vaquero López, vicerrectora de comunicación y extensión de la citada universidad

La concejala agradeció su presencia en este acto, representando a una institución, que cuenta con una antigüedad de ocho siglos y cuyo lema traducido del latín es; la sabiduría edificó mi casa.

El pueblo de Tábara, representado por su corporación municipal, ha recogido con verdadero orgullo, el facsímil del beato de Valcavado, que es coetáneo de nuestro beato de Tábara, ambos fueron concluidos en el año 970.

Con este facsímil, se amplía el espacio que el Centro de interpretación de los Beatos está acogiendo y representa un elemento fundamental, para dinamizar nuestra cultura, acercándola al público general, para que, desde nuestros pueblos, cuenten con ese referente cultural, que en el caso de Tábara, los beatos deben representar el motor de esa dinamización.

Como aseguraba John Williams, uno de los considerados mayores estudiosos sobre los manuscritos iluminados altomedievales, Tábara y su Scriptorium, representan la cuna del renacimiento de este arte medieval en miniatura.

El beato de Valcavado, procede del monasterio de Nuestra Señora de Valcavado en Palencia y fue confeccionado en tan sólo tres meses, desde el 8 de junio del año 970 al 8 de septiembre del mismo año, por lo que es coetáneo del famoso beato que se iluminó en Tábara.

Este nuevo beato incorporado al Centro, contiene 230 folios, aunque 14 de los originales han desaparecido y cuenta con 87 miniaturas de gran calidad, en la que se percibe la influencia de Magius, con miniaturas a doble página y la utilización de colores vivos. Está escrito en letra redonda visigótica, con anotaciones al margen realizadas por su autor, el maestro Oveco, un miniaturista relevante de su época como lo fueron los Tabareses; Magius, Emeterius o Senior.

El Scriptorium de Tábara, el más importante referente de los manuscritos iluminados de la alta edad media, con esta incorporación, cuenta ya en su Centro de interpretación, con cinco reproducciones de estas obras tan significativas de nuestro arte medieval.

Raquel Herrera, la responsable de mostrar a los visitantes el contenido de este centro de interpretación, se encargó de realizar una somera información de las obras que allí se mostraban.

nuevo beato tábara

El primer beato que vio la luz en este escritorio, fue el beato Morgan también conocido como beato de San Miguel, que se encuentra en la biblioteca Morgan de Nueva York. El segundo de los beatos concebidos en el Scriptorium de Tábara, fue el beato que lleva el nombre de la localidad y que se encuentra actualmente en el Archivo histórico Nacional y el tercero de los beatos, en el que aparece por primera vez la firma de una mujer como parte de la elaboración de esta obra de arte, llamada Ende, se encuentra en el archivo de la Diócesis de Gerona y lleva el nombre de esta ciudad.

También el Centro de interpretación de los Beatos de Tábara, conserva un facsímil del Beato de las Huelgas, que fue una de las copias que se realizaron del Beato de Tábara.

En el acto se encontraba presente Nino, un tabarés que ha sabido estar en el momento oportuno en el sitio exacto, para que esta aportación llegará a buen fin.

Cuando Nino se enteró a través de un amigo, que la universidad vallisoletana, además de contar con el original de este beato, también tenía un facsímil, ejerció como mediador, para que esta donación pudiera haberse realizado, por lo que ha resultado de gran importancia su interés, para que su pueblo fuera creciendo en contenido artístico.

nuevo beato Tábara

Como aseguraba la Concejala de cultura, este Centro de interpretación de los Beatos de Tábara, debe convertirse en el lugar que acoja toda la muestra de este arte medieval y sirva para convertirse en ese motor de dinamización, que tienen que tener nuestros pueblos.

Tábara recibe otro beato
Comentarios