jueves. 07.07.2022

No quiero tener que ser valiente

Es injusto que haya personas que sigan decidiendo acabar con una vida, y, sobre todo, es más preocupante que haya gente que mire hacia otro lado. Es incomprensible. Inimaginable el dolor que ellas sintieron e incalculable el pesar de su familia y amigos porque ya no están, porque alguien lo decidió así.

DIANA QUER MANUELA CHAVERO, LAS CHICAS DE ALCÀSSER, MARTA DEL CASTILLO, LAURA LUELMO Y ESTHER LÓPEZ
DIANA QUER MANUELA CHAVERO, LAS CHICAS DE ALCÀSSER, MARTA DEL CASTILLO, LAURA LUELMO Y ESTHER LÓPEZ

Cada día, cuando baja el sol y camino sola por la calle, me acuerdo de todas mis compañeras. Las llamo compañeras, aunque jamás las conocí, pero comprendí el dolor y el pánico que sintieron a cada minuto. Las nombro amigas porque sus historias nos obligan a seguir luchando por un objetivo común: dejar de tener miedo.

Es injusto que haya personas que sigan decidiendo acabar con una vida, y, sobre todo, es más preocupante que haya gente que mire hacia otro lado. Es incomprensible. Inimaginable el dolor que ellas sintieron e incalculable el pesar de su familia y amigos porque ya no están, porque alguien lo decidió así.

Y es que, hasta que creces no entiendes la razón por la que tu madre quería que volvieses siempre a casa con la amiga que vivía más cerca. No quería fastidiarte la fiesta; quería que siguieses viva. Porque un día, alguien, puede decidir que tu tiempo ha llegado hasta aquí. Y ya está. Porque esa persona se cree con el derecho de hablarte, seguirte, tocarte, violarte e incluso asesinarte. Porque sí. Porque no sabe controlar sus malditos instintos primarios. No somos exageradas.

Salimos a la calle sin saber si alguien va a decidir que ese día no vamos a volver más. Escuchamos comentarios ofensivos cada día, silbidos, piropos fuera de lugar; nos tocan en bares, nos persiguen a casa, nos violan y nos matan. Enviamos mensajes a nuestras amigas cuando llegamos a casa sanas y salvas porque hoy ha decidido alguien que tu vida puede continuar; eso es lo que celebramos, que estamos vivas, un día más. No es una lucha de mujeres contra hombres, es una lucha del ser humano contra el maldito animal irracional que habita dentro de muchos seres sin corazón.

Luchamos contra el miedo. Contra la falta de respeto. Contra el asesinato y contra la injusticia de este mundo. Porque la culpa siempre es nuestra. Nuestra manera de vestir. Los lugares por los que vamos. La ropa interior que llevamos puestas. El problema no somos nosotras.

Rocío Wanninkhof (Málaga) desaparecía en 1999 con 19 años. e A los 25 días de su desaparición, hallaron el cuerpo escondido en un seto junto a varias bolsas de basura con sus pertenencias.

Miriam, Toñi, Desirée (Valencia) tenían entre 14 y 15 años. Las autopsias confirmaron que las tres menores fueron violadas y torturadas antes de morir por un disparo.

Manuela Chavero (Badajoz) El juez establece que el acusado, un vecino de Monesterio pudo golpear a la víctima, produciéndole fracturas óseas y dentales; que Manuela cayó al suelo sangrando, y que pudo ahogarse sin que él hiciera nada por intentar salvar su vida.

Diana Quer (La Coruña) fue asesinada cuando pasaba sus vacaciones en Galicia por 'El Chicle'. El 22 de agosto de 2016, en las fiestas de A Pobra do Caramiñal, Diana Quer desapareció mientras volvía a su casa sola de madrugada caminando.

La autopsia revela que Laura Luelmo (Zamora) fue agredida sexualmente y que murió entre el 14 y el 15 de diciembre, dos días después de desaparecer.

Esther López (Valladolid) una joven de 35 años que desapareció durante la madrugada del 13 de enero en circunstancias inconclusas.

El 24 de enero de 2009 Marta del Castillo (Sevilla) fue asesinada en el piso de la calle León XIII. A día de hoy, su cuerpo sigue sin aparecer.

No quiero tener que ser valiente
Comentarios