miércoles. 17.08.2022

¿Qué queda cuando todo se reduce a cenizas?

Entre líneas de noticias, sobreinformación, testimonios y declaraciones he sentido un dolor que no era mío, pero que hice propio

Incendio Sierra de la Culebra
Incendio Sierra de la Culebra

Ni siquiera he tenido tiempo de visitar la Sierra de la Culebra. Llevo cinco meses viviendo en Zamora y no he podido visitar la Sierra de la Culebra, solamente la he visto en imágenes, calcinada, devastada y desolada. No he tenido la oportunidad de disfrutarla y tampoco podré hacerlo ya.

A pesar de no conocer el lugar, he sentido el dolor, la desesperación y el pesar de cada uno de sus vecinos. Ver devastada tu tierra. Lo sé porque yo también lo viví, en 2015, cuando mi tierra, mi Sierra de Gata se quemó. En comparación, no es nada. Se quemaron 8.000 hectáreas, en la Sierra de la Culebra, 31.000. No tiene nada que ver, pero el vacío en el corazón es similar.

Sé lo que es vivir entre cenizas, entre pavesas, entre el calor del infierno. Sé el dolor cuando se apagan las llamas; el pesar, la desolación.

La Sierra de la Culebra no se calla porque no tiene que callarse. Tiene que reclamar lo que es suyo. Tiene que seguir luchando, como siguen haciéndolo hasta ahora. No puede rendirse. Nunca.

Entre líneas de noticias, sobreinformación, testimonios y declaraciones he sentido un dolor que no era mío, pero que hice propio. 

31.000 hectáreas que han afectado a fauna y flora. Un incendio tiene, tuvo y tendrá una gran repercusión a nivel turístico. Unas llamas que han acabado con la esperanza, los sueños y la ilusión de muchos zamoranos. Un fuego que arrasó con absolutamente todo. 

Nadie se acuerda de la España Vaciada, pero ahora, ¿qué se hace con la España Calcinada? La incapacidad de la administración autonómica para prever, en plena ola de calor, el peor incendio de la historia de Castilla y León. También uno de los más reseñables en toda España.

Los vecinos han luchado y siguen luchando. Que no desistan, aunque muchas veces el viento sople en contra. Le han quitado a la sierra su belleza característica, el fuego les ha robado lo que poseían. Un sustento económico, un lugar para respirar, una naturaleza idílica donde ahora solo queda ceniza y negro tostado.

¿Qué queda cuando todo se reduce a cenizas?
Comentarios