viernes 24/9/21

Cuantos Barrios más necesitará Zamora, la vaciada, la masoquista y olvidada

Agradecer a Juan Carlos Barrios su labor de exportación zamorana y sobre todo la de hacer valer a la maltratada, ninguneada y vacilada Zamora en el universo diverso y divertido de lo desenfadado lo gay, lo lésbico, lo trans y lo hetero sin prejuicios.
jo tia domingo (17)
jo tia domingo (17)

Nadie se quejó en la hostelería de las plazas cubiertas por los escandalosos LGTBI o por las "mariconas" y pelandruscas que aparecieron en la Zamora vacía y perdida en los valores de la Sodoma y Gomorra del JO TÍA de Barrios.

Un festival que hay que agradecer a un hombre correcto, amable, buena gente, de gran humanidad y respeto y sobre todo buena persona. Zamora ha vivido este fin de semana la puesta de largo de un festival que molestó a la Iglesia en su inicio, y a los cientos de cabezas que no ven más allá de la muralla que muchos utilizaron escondiéndose entre las casas de citas y que luego son más papistas que el mismísimo Papa, personas que tienen el armario en casa sin ser capaces de abrir las puertas para que entre el aire que les hace falta para ser felices de una vez por todas.

Barrios perdió a sus padres de muy pequeño y en el Colegio del Tránsito tuvo sus primeros encontronazos con la realidad virtual de una Zamora que sigue rancia perdida y llena de prejuicios y de tabúes, aunque se progresa adecuadamente...más o menos como pasa con la despoblación, la N-122, la Sanidad...etc.

Este empresario de la noche zamorana emigró harto de muchas cosas tras años en el Maska o en el Scándalo hasta no hace mucho llamado así, local que ha muerto en la gloria de la plaza de la difunta Marina ahora solo mantenida por los burguers, el 43 y el antiguo y bendito Zoco ahora llamado Risko.

El JO TÏA ha sido un excelente termómetro para ver la evolución zamorana, más de 40 actuaciones en un fin de semana con 3 días a un precio de un euro por actuación y que muchos han criticado por entrada cara...que desfachatez nunca mejor dicho.

Provocación, divertimento, diversidad, locas y locos de la farándula, hijos e hijas de papá y también de mamá salidos y salidas del armario de la tolerancia. Hace años esto en Zamora llevaba los demonios y parece que fue ayer...pero el 95% de la gente que acudió a este fin de semana de espectáculo sin igual en toda Europa no era de Zamora, aunque vaya, consumieron en Zamora, comieron en Zamora, cenaron, bebieron, y se alojaron en Zamora y le dieron vida a una PLAYA EN IFEZA y a una TERRAZA AL AIRE LIBRE para el disfrute de sus fans y adeptos.

Todas las locas y locos, estaban concentradas y concentrados, había más pluma por metro cuadrado que en cualquier otro sitio parlamentos, consistorios y entidades públicas incluidas, había piscinas para refrescarse, cañas y cañeros, sueltos y sueltas, heteros convencidos y a punto de saltar al abismo de la homosexualidad pero todos y todas con mente abierta y sobre todo con una educación y tolerancia digna de elogio.

Había y hubo tolerancia, "buen rollo", educación y transgresión, poca y mucha cabeza en una amalgama de variedad que ojalá muchos vieran y pudieran catar e ir mucho más lejos. En el JO TÍA de mi amigo Barrios hubo clase, pluma, cariño, esfuerzo y mucho que vender de una ciudad y una provincia que se situó en el mapa del orgullo LGTBI y de las cosas bien hechas. Hubo una máxima con el ya 75% de la población zamorana vacunada, aunque solo el 5% de los que estuvimos no representábamos a esa Zamora rancia y chapada a la antigua, los que fuimos tuvimos la mascarilla puesta, también nos la quitamos para beber en la terraza, nos quedamos con todas las ganas del mundo de bailar y saltar en masa, pero mantuvimos las formas, y si claro, claro que salieron personas en fotos sin mascarilla, recordemos que estaban en una terraza al aire libre con playa de por medio y no metidos en un bar sin ventilación, tampoco era un botellón ilegal, era una verdadera fiesta de lo desenfadado y lo transgresor de la diversidad y también de los buenos momentos vividos en un entorno que se repetirá y ojalá se mantenga durante años, Barrios, gracias por tu compromiso con esta Zamora que a veces se merece lo que tiene, gente como tu hace falta más que armarios.

Cuantos Barrios más necesitará Zamora, la vaciada, la masoquista y olvidada
Comentarios