lunes 17/1/22
King Puck

Mi segunda semana como aupair en Killorglin finaliza y la verdad es que ha sido bastante ajetreada. Ya he tenido la oportunidad de explorar un poco el pueblo, y además otras dos localidades cercanas (Killarney y Tralee).

Killorglin es el pueblo que alberga una de las festividades más antiguas de toda Irlanda, la “Puck Fair”. La palabra “puck” viene del gaélico “poc”, que significa “macho cabrío”, al que honran por medio de esta festividad. La feria Killorglincomienza el 10 de Agosto y dura tres días, durante los cuales hay mercados y multitud de eventos en el pueblo. Y básicamente consiste en que cada año un grupo de gente del pueblo va a las montañas y captura un macho cabrío salvaje, el cual es llevado a Killorglin y que, tras un desfile de llegada, es coronado por la “Reina de Puck” (una niña de 12 años) como “King Puck” (Rey Puck). Después de la coronación, meten al animal en una jaula elevada en el medio de la plaza del pueblo. Durante el segundo día de la festividad, hay una feria de ganado y, finalmente, al tercer día bajan al macho cabrío de la jaula (que ha sido alimentado y cuidado durante su estancia allí) y, con otro desfile (esta vez de despedida), lo devuelven a las montañas. Además de todo esto, hay mucha fiesta y bebida, ¡no olvidemos que esto es Irlanda!

Le he preguntado a mi “madre de acogida” sobre el origen de esta feria y me ha dicho que, por lo que ella sabe, se remonta a hace más de 400 años. En esa época había un lord que estaba un poco fastidiado porque una ley le impedía recaudar impuestos de las ferias de ganado (de vacas, caballos, ovejas…). Pero un buen día, este hombre cayó en la cuenta de que en la ley no se mencionaban las cabras, así que se le ocurrió hacer una feria de ganado, pero con cabras, para así poder recaudar sus tan preciados impuestos. De ahí la cosa fue transformándose a lo que hoy en día es la “Puck Fair”.

Y ahora que os he puesto en contexto, os contaré un suceso muy curioso que me aconteció esta semana. Una St Johns Churchnoche estaba hablando con mi “madre de acogida” sobre costumbres de España y ella me comentó que alguien le había hablado sobre cierto acontecimiento que sucedía en un lugar de España en donde tiran una cabra desde un campanario. ¿Os suena? Yo directamente me eché a reír. Y es que yo he vivido desde pequeña (y mis padres siguen viviendo allí) en Manganeses de la Lampreana, y cuando empecé a ir al instituto en Zamora, cada vez que mencionaba de qué pueblo era, los profesores me preguntaban “Ah, ¿de ese en el que tiran la cabra desde el campanario?”. Y claro, yo tenía que responder “No, ese es Manganeses de la Polvorosa…”. Así que imaginaos mi sorpresa al venir a un rinconcito de Irlanda y escuchar esto. Mi “madre de acogida” estaba bastante en shock al saber que en España se hacían estas cosas (ya no, claro está). Ellos aquí, venerando a una cabra… y nosotros tirándola desde un campanario. Anda que…

KillarneyPero bueno, no sólo de cabras ha ido la semana. Como ya he mencionado anteriormente, he estado visitando otros dos lugares del condado. Killarney es el punto de inicio del conocido como “Ring of Kerry” (Anillo de Kerry), una de las rutas turísticas más emblemáticas de Irlanda. Aún no he tenido la oportunidad de hacerlo, TheDannyMannInnpero pronto caerá. Y, por si no fuera poco, también cuenta con un Parque Nacional del que he oído (y visto a través de fotos) maravillas. Pero mi primera visita a esta localidad ha sido básicamente para ver el centro e ir de compras. Ya he hecho migas con otras dos aupairs en Killorglin (una chica finlandesa y otra checa), así que fuimos las tres a pasar el día allí. Para comer fuimos al “The Danny Mann Inn” (Más info aquí), que os recomiendo fervientemente si vas a Killarney, y en el que pude degustar una genial hamburguesa de cordero. Sí, sí, ¡de cordero! Y es que en Irlanda lo que son ovejas las puedes ver hasta en la sopa. En cuanto a Tralee, es otro pueblo/ciudad, también bastante cerca y bonito. Aunque me ha gustado más Killarney, la verdad.

Por último, también puedo decir que este fin de semana he experimentado mi primera noche dParquedeTraleee fiesta irlandesa y, bueno, no ha estado mal, pero los que me conocen saben que yo no soy muy fiestera. Mis dos pintas de Guinness me bebí, eso sí.

También he conocido a un grupo de aupairs en el pueblo compuesto en su mayoría por españolas. Cómo se nota que las cosas no van bien en España, ¿eh?

Bueno, creo que por el momento eso es todo. La próxima semana, ¡más aventuras irlandeso-zamoranas!

Hamburguesadecordero

Semana 2 en Irlanda: De cabras irlandesas y cabras zamoranas
Comentarios