lunes 17/1/22
La verde Irlanda...

A día de ayer (Lunes 11), ya ha concluido mi primera semana viviendo en Irlanda. El lunes pasado, tras dos vuelos (el primero de Madrid a Londres-Stansted, y el segundo desde Stansted a Kerry), aterricé por fin en la que llaman "Isla Esmeralda".

Sobre mi estancia en los distintos aeropuertos he de decir que estoy muy decepcionada con el de Barajas, puesto que podría mejorar bastante sus servicios. Por ejemplo, en Stansted (incluso siendo un aeropuerto más pequeño) existen multitud de puntos gratuitos donde poder recargar tu teléfono móvil o cualquier aparato electrónico si te encuentras en un apuro. Sin embargo, en Barajas es casi una misión imposible encontrar un simple enchufe que funcione, teniendo que recurrir finalmente a los que se encuentran en los aseos (con los olores y la incomodidad que ello conlleva).

Incluso en el aeropuerto de Kerry (más minúsculo que el de Valladolid) ofrecen WiFi gratis ilimitado a través de la compañía Eircom, mientras que en Madrid tienes 15 minutos gratis (que mágicamente se transforman en 13 o 12 en cuanto te conectas) y un canto para darte en los dientes. Sumadle a eso la total inexistencia de tiendas o cafeterías abiertas desde las 23:00 en adelante, e imaginad las divertidas seis horas que pasé intentando no quedarme dormida.

Pero bueno, no todo en mi primer día han sido aeropuertos. Los vuelos la verdad es que han transcurrido perfectamente y sin ninguna complicación (aun teniendo que rezar para que a los de Ryanair no les diera por pesar mi equipaje de mano de 12 kg y pico, cuando el límite es de 10 kg). Además, en el viaje entre Stansted y Kerry tuve la oportunidad de entablar una agradable conversación con mis compañeros de fila en el avión, una pareja mayor de Limerick que fueron la mar de encantadores. Y con respecto a los azafatos y azafatas de Ryanair, no tengo ninguna queja, sino más bien buenas palabras (al menos en esta ocasión, que cuando fuimos a Málaga no veáis la lata que me dieron en la puerta de embarque porque llevaba mi mini bolso de Totoro, ¡del tamaño de una cartera!).

Tras el aterrizaje en Kerry, la familia para la que iba a trabajar de au pair (niñera que vive con la familia, para los menos enterados) se apresuró a recogerme. Y por fin pude conocer a los nenes a los que ahora estoy cuidando, todos pelirrojos y super adorables (rabietas aparte).

El resto de la semana ha consistido básicamente en irme acostumbrando a las tareas que he de realizar y en empezar a coger cariño a los peques (lo cual no ha sido difícil). La verdad es que he tenido mucha suerte con la familia y por el momento todo ha salido bien. Lo único malo que diría es que no para de llover. En serio, cada vez que miro por la ventana, está lloviendo. No me extraña que esto esté tan verde...

Y ahora van mis consejos de au pair primeriza para aquellas chicas (y también chicos, por supuesto) que se estén planteando esta opción como método para seguir aprendiendo idiomas, conocer otras culturas y, simplemente, tener una nueva y enriquecedora experiencia.

  1. Cuando busquéis una familia podéis usar distintos medios. Yo utilicé la web http://aupairworld.com. También tenéis multitud de grupos en Facebook donde distintas familias ofrecen puestos de trabajo o vosotros mismos podéis poner un mensaje ofreciéndoos como au pairs.
  2. Si vuestro principal objetivo es aprender el idioma del país, os recomiendo evitar grandes ciudades. Por ejemplo, si queréis ir a Inglaterra, Londres no es el mejor sitio para aprender inglés. Hay multitud de acentos de distintos países y una cantidad enorme de españoles. La situación perfecta para sumergirte en el aprendizaje de una lengua es la necesidad, y está claro de que si vais a un sitio donde no necesitáis aprender el idioma porque podéis comunicaros con vuestra lengua materna, va a ser mucho más difícil aprenderla.
  3. Informaros bien sobre el país en el que queréis trabajar, sobre los cursos de idiomas cerca de la ciudad/pueblo donde vais, sobre los medios de transporte y sobre el clima en la zona. No vayáis a un sitio teniendo una idea equivocada de lo que realmente es.
  4. Es mejor si ya tenéis una base gramatical y de vocabulario del idioma del país al que vais, así la comunicación con la familia será mucho más fluida y vuestro aprendizaje de la lengua tendrá un lugar donde asentarse. No es que se exija un nivel alto del idioma, pero sí que es bueno tener unas nociones básicas, ya que facilita mucho las cosas. Y si una familia busca a alguien con un alto nivel de fluidez, no les hagáis creer que lo tenéis si no es así (a mí familia le ha pasado con otras au pairs), ya que sólo conduce a malentendidos.
  5. Una vez en el país de destino, intentad poneros en contacto con otras au pairs de la zona. Está bien relacionarse con otras personas españolas, pero es aún mejor si dais con un grupo de múltiples nacionalidades. De esta forma, todos/todas podréis seguir practicando el idioma en lugar de hablar sólo en español.

Recordad que estos son sólo consejos que os hago desde mi propia experiencia (el año pasado ya he estado viviendo en Reino Unido) y que cada uno puede hacer lo que le da la gana, obviamente. Yo por lo menos espero servirle de ayuda a alguien.

Y aquí acaba mi crónica de la primera semana en Irlanda. Ya os mantendré al corriente de las semanas venideras. Si tenéis pregunta o más consejos, no dudéis en plasmarlas con un comentario.

Diario de una zamorana en Irlanda (Semana 1)
Comentarios